Y si nos damos la posibilidad de tomar el poema y cortarlo en pedacitos para luego, volverlo a reunir, una y otra vez en todas sus combianaciones. Crear si, con una locura revuelta.

 

Eso es. Dosis de poesía instantánea.

 

dav

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *